Acerca

Misión: Caminar en el amor de Dios y darlo a Medellín y al mundo.

 

Catch the Fire Medellín es una comunidad de discípulos de Jesucristo comprometidos a vivir una vida de amor, santidad, poder y servicio. Nuestra visión es ser como Jesús en carácter y poder.

Catch the Fire (Atrapa el Fuego) es un ministerio internacional con iglesias, escuelas ministeriales, eventos y misiones alrededor del mundo.

Catch The Fire nació del avivamiento que comenzó en Toronto, Canadá, en 1994. Dirigida por John y Carol Arnott, la iglesia (antes conocida como Toronto Airport Christian Fellowship) se hizo famosa mundialmente por los encuentros que la gente tenía con Dios. Veinte años después, Dios sigue derramando su bendición en los eventos de Catch The Fire alrededor del mundo.

Nuestro deseo es alcanzar al mundo con Jesús, compartiendo nuestros valores, equipando a las personas y enviándolas a que traigan avivamiento a sus naciones.

Nuestra pasión y compromiso es caminar en el amor de Dios y darlo al mundo hasta que toda la tierra sea llena del conocimiento de la Gloria del Señor.

Nuestros Valores

Nuestros valores son los principios que nos guían para tomar decisiones, determinar prioridades, establecer metas, asignar recursos y llevar programas a cabo. Son las características que definen a Catch The Fire y se derivan de enseñanzas bíblicas.

Hay dos mandamientos de Jesús en los que nuestros valores se basan. El gran mandamiento requiere que aprendamos a amar a Dios, amar a otros y amarnos a nosotros mismos. La gran comisión requiere que ganemos almas, conectemos a los seguidores, discipulemos y enviemos líderes que estén inmersos en todos los aspectos de la Trinidad.

Valoramos escuchar la voz de Dios

Cada seguidor de Jesús ha sido diseñado para comunicarse con Dios. Dios nos habla a través de una variedad de modos y formas. Nuestra respuesta es escuchar y a la vez hablarle a Dios a través de la oración, obedeciéndolo y aprender a ser hacedor de su Palabra.

Juan 10:3-4, Hebreos 1:1-2, 1 Tesalonicenses 5:17, Santiago 1:22

Valoramos conocer a Dios como Padre

Experimentar a Dios como nuestro verdadero Padre tal como Jesús lo experimentó, cambiará nuestras vidas. Cada hijo de Dios necesita sentir, conocer y experimentar el amor incondicional y extravagante de Dios Padre.

Juan 14:6-13, Lucas 15:11-32, Romanos 8:35-38

Valoramos sanar las heridas de la vida

Antes de poder amar a otros verdaderamente, debemos amarnos a nosotros mismos y eso significa permitir que el Espíritu de Dios transforme nuestro espíritu, alma y cuerpo. Nuestro Padre puede revelarnos problemas y heridas que necesitan sanidad. El Espíritu Santo sabe lo que necesitamos creer y recibir para ser sanos.

2 Corintios 7:1, 2 Corintios 3:18, Juan 16:14, Juan 15:1, 1 Tesalonicenses 5:23

Valoramos recibir poder y unción

La unción es el poder del Espíritu Santo para salir de la pobreza, la depresión, las enfermedades, y la opresión de fuerzas demoniacas, y la que nos lleva a un favor increíble. Deseamos que todos reciban estas victorias y luego pasen esa unción a otros.

Lucas 4:16-21, Lucas 9:1-6, Lucas 10:1-9

Valoramos la multiplicación de líderes

Todos podemos ser gente de influencia, líderes, discípulos de Cristo. A medida que escuchamos la voz de Dios, recibimos su amor incondicional, lidiamos con nuestros problemas y recibimos su unción, nos volvemos más como Jesús en carácter, unción y autoridad. Hemos sido comisionados por Dios para ir a todo el mundo, darlo a los demás y hacer discípulos de todas las naciones.

Mateo 9:35-38, Mateo 28:16-20, 2 Timoteo 2:2