Modelo de Liderazgo

La cultura Catch The Fire puede ser un poco diferente a lo que estás acostumbrado si ya has asistido a otras iglesias cristianas o si vienes de la tradición católica.

En Catch The Fire creemos que todos los creyentes somos primeramente hijos e hijas de Dios y que todos somos ministros, eso quiere decir que todos tenemos el poder y el mandato de extender el reino de Dios en la tierra. El hacer las obras que Jesús hizo no está reservado para una élite especial dentro de la iglesia. La Biblia dice que todos los creyentes somos reyes y sacerdotes (Apocalipsis 1:6 y 5:10).

Por eso no exigimos que los líderes lleven títulos como “pastor” o “apóstol” o “profeta” ni que se les llame por su función. Sí creemos en los cinco ministerios (formas de servir) listados en Efesios 4, pero no como una posición para enseñorearse sobre otros.

El modelo de liderazgo de Jesús es el de un Rey siervo. Gobernaba con el corazón de un siervo y servía con el corazón de un Rey. Un ejemplo muy claro es cuando le lavó los pies a sus discípulos.

Después de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, se sentó y preguntó:
—¿Entienden lo que acabo de hacer? Ustedes me llaman “Maestro” y “Señor” y tienen razón, porque es lo que soy. Y, dado que yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes deben lavarse los pies unos a otros. Les di mi ejemplo para que lo sigan. Hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes. Les digo la verdad, los esclavos no son superiores a su amo ni el mensajero es más importante que quien envía el mensaje. Ahora que saben estas cosas, Dios los bendecirá por hacerlas.
Juan 13:12-17

Cuando gobierno con el corazón de un siervo, entiendo que tengo mi posición para el beneficio de los demás. Así, busco oportunidades para usar aquello a lo que tengo acceso en Dios para mejorar la vida de otras personas. Tengo autoridad para sanar, libertar y mucho más.

Cuando sirvo con el corazón de un rey, vivo con la consciencia de que tengo recursos ilimitados a mi disposición para el beneficio de la gente a mi alrededor. A diferencia de los gobernantes de este mundo que piensan en sí mismos, los reyes siervos acceden a las bodegas del cielo con sabiduría, revelación y entendimiento, incluyendo los recursos naturales necesarios para ayudar a otros.

Así que Jesús los reunió a todos y les dijo: «Ustedes saben que los gobernantes de este mundo tratan a su pueblo con prepotencia y los funcionarios hacen alarde de su autoridad frente a los súbditos. Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente, y el que quiera ser el primero entre ustedes deberá ser esclavo de los demás. Pues ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir a otros y para dar su vida en rescate por muchos».
Marcos 10:42-45

EL MODELO TRADICIONAL

Tradicionalmente, muchas denominaciones religiosas han adoptado el modelo piramidal de liderazgo, con el líder/gobernante/pastor/sacerdote arriba y los demás abajo, como se ilustra en el gráfico siguiente.

piramide

En este modelo, las ovejas dependen del pastor para todos sus cuidados y el pastor y los líderes mantienen las ovejas dentro del rebaño, engordándolas y cuidando que no se las roben.

NUESTRO MODELO

La Biblia usa muchas analogías para la iglesia: un rebaño, un cuerpo, un ejército, una familia, etc. Somos un rebaño bajo el cuidado del buen pastor, Jesucristo (Juan 10:11). Así nos relacionamos con Dios, pero entre nosotros nos tratamos como familia.

El modelo de liderazgo del Nuevo Testamento no es el de una sola persona a la cabeza de una congregación o iglesia local, sino el de un equipo de “ancianos” y “diáconos” que reciben la visión de parte de Dios y cuidan y dirigen a la familia, como unos padres a sus hijos (1 Timoteo 3).

En nuestro modelo, convertimos la pirámide tradicional en una flecha donde los líderes están al frente, dando visión y guía, pero al mismo nivel de los demás miembros de la iglesia. Y por encima de todos, está nuestro Dios.

flecha